Archivo | RECETAS DE COCINA RSS feed for this section

RAPE CON GAMBAS Y CALAMAR

2 Ago

El rape, por su aspecto, también recibe el nombre de Pez sapo o pejesapo. Es un pez con una cabeza enorme y espeluznante, aplastada y terrorífica. Tiene una boca que le otorga un cierto aspecto amenazador, provista de abundantes dientes. Los labios son carnosos y la parte inferior sobresale por delante de la superior. No tiene escamas. Vive en fondos fangosos, a profundidades que oscilan entre los 300 y 1000 metros.

El rape blanco o rape común se distribuye a lo largo de las costas europeas y de América del Norte. Se arrastra por el fondo mediante el movimiento de sus aletas pectorales para poder buscar alimento. Su carne es excepcional, compacta y muy sabrosa. Sólo se come su cola, pero la cabeza se aprovecha para sopas y caldos, a los cuales le transfiere un sabor incomparable.

También llamado Pez Pescador, debido al hecho de que tiene un cebo en el extremo de un apéndice carnoso que sale de su cabeza, con el que atrae a peces más pequeños, a los que posteriormente se come. Sus dientes, dirigidos hacia adentro, evitan que la presa se escape. Se alimenta de crustáceos y peces de pequeño y mediano tamaño.

Curiosidades:
•De su páncreas se sacó por primera vez la insulina.
•El Rape era un pescado inicialmente despreciado por los pescadores. Tal y como era capturado, lo tiraban al mar de vuelta.
•Los machos son 10 veces más pequeños que las hembras.
•Es un pescado que gracias a su gran boca y estómago elástico puede tragarse a peces tan grandes como el mismo.
•El rape puede alcanzar una longitud de 1,5 metros y su peso puede llegar a ser de unos 40 kilos.

INGREDIENTES:
Para 6/7 personas.

2 colas de rape de 800 gr. cada una
4 calamares
½ kilo de gamba roja de Sóller
600 ml. de caldo de pescado
1 vasito de vino
4 cebollas
4 tomates
Picada de ajo y perejil
Almendras tostadas
Laurel
Aceite
Sal
Pimienta negra
Harina (Para rebozar)
Arroz (Para el acompañamiento)
2 dientes de ajo (Para el acompañamiento)

ELABORACIÓN:

Ponemos al fuego una olla de barro con un poco de aceite e incorporamos el calamar que previamente hemos limpiado y cortado en aros. Vamos haciéndolos a fuego moderado, removiendo de vez en cuando. Al cabo de unos minutos estarán listos, los sacamos y reservamos.

Cortamos finamente la cebolla y la introducimos en la olla, con el mismo aceite que hemos usado con los calamares. Incorporamos las 2 hojas de laurel y vamos pochando. Añadimos un poco de sal.

Cuando la cebolla está casi lista añadimos un vasito de vino blanco y esperamos un par de minutos para que se acabe de hacer.

Ahora añadimos el tomate, que hemos rallado y al que hemos quitado las pepitas. Añadimos sal, un poco de pimienta negra y una abundante picada de ajo y perejil.

Vamos removiendo de vez en cuando y al cabo de unos minutos reincorporamos los calamares. Dejamos que se vaya haciendo a fuego moderado.

Mientras, quitamos los restos de espinas y piel a las colas de rape. Las cortamos en rodajas, ponemos un poco de sal, las pasamos por harina y las freímos, vuelta y vuelta, en abundante aceite.

Una vez fritas, las desengrasamos un poco con papel absorbente y las introducimos en la olla.

Cuando ya tenemos incorporadas todas las rodajas de rape añadimos el caldo de pescado y las gambas, que previamente hemos pelado.

Enseguida incorporamos las almendras picadas y dejamos que el conjunto hierva suavemente durante 10 minutos como máximo. Hay que remover, suavemente para no romper las rodajas de rape, para evitar que se nos pegue.

Rectificamos de sal, si fuera necesario y paramos el fuego.

Un acompañamiento perfecto es el arroz blanco al que, una vez hervido, pasaremos por una sartén con un poco de aceite y un par de dientes de ajo troceados. Se puede calcular que una tacita de las de café de arroz por persona será suficiente.

Para acompañar a este plato hemos elegido el “Petit Som”, vino blanco de las Bodegas Galmés i Ribot (Santa Margalida), www.galmesiribot.com, elaborado con uvas de la variedad Chardonnay. Una acertada elección.

Bon profit!

Anuncios

TARTA TATÍN

30 Jul

La Tarta Tatin es una variante de la tarta de manzana en la que las manzanas han sido caramelizadas en mantequilla y azúcar antes de incorporar la masa. Su peculiaridad es que se trata de una tarta al revés, es decir, para su elaboración las manzanas se ponen debajo y la masa encima.

La tradición dice que la Tarta Tatin fue creado por accidente en el ‘Hotel Tatin’ en Lamotte-Beuvron, Francia en 1889, lugar del que deriva el nombre. El hotel era regentado por dos hermanas, Stéphanie Tatin (1838–1917) y Caroline Tatin (1847–1911). Existen múltiples versiones acerca del origen de la tarta pero la historia más aceptada menciona que un despiste de Stéphanie Tatin hizo que se cocinaran más de la cuenta las manzanas, y para no desperdiciarlas le pusieron la pasta encima y la hornearon, y después le dieron vuelta con cuidado, dando lugar a esta variante tan conocida en la cocina francesa.

La elaboración de esta tarta es muy sencilla y su presentación muy adecuada para cualquier celebración. Lo más importante de la elaboración es contar con un molde de repostería con bordes altos o una sartén de hierro fundido o cerámica que se pueda introducir en el horno. Opcionalmente, se puede acompañar de un helado de vainilla.

Fuente: wikipedia.

INGREDIENTES:
Para 3 o 4 personas.

4 manzanas golden
200 gr. de azúcar
50 gr. de mantequilla
1 lámina de masa brisa (también se puede hacer con hojaldre)

ELABORACIÓN:

Pelar y trocear las manzanas en seis pedazos cada una.

En un molde para tarta tatin “Emile Henry” de 21 cm. (www.emilehenry.com), o en otro que permita ponerlo sobre el fuego e introducirlo en el horno, fundimos y caramelizamos el azúcar (170 gr.) para obtener un caramelo líquido de color castaño.

Ahora incorporamos la mantequilla (40 gr.) a trocitos. Dejamos unos minutos, removiendo.

Retiramos del fuego y vamos colocando las manzanas, en forma de abanico, cubriendo todo el fondo del molde. La primera capa con el lado redondo sobre el caramelo y la segunda capa, que se coloca para tapar los huecos que hayamos dejado, en la posición inversa.

Antes de colocar la masa espolvoreamos un poco de azúcar (30 gr.) sobre las manzanas y también ponemos unos trocitos de mantequilla (10-15 gr.).

Ahora, recubrimos con la masa brisa, hundiendo los bordes hacia la base del molde. Pinchamos la masa con un tenedor.

Horno precalentado a 180º, entre 40 y 45 minutos.

Sacamos del horno y antes de desmoldar dejamos enfriar unos 5 minutos.

Desmoldamos sobre el plato en el que vayamos a servirla.

Si no tuviéramos el molde específico para la elaboración de esta tarta se puede fundir el caramelo en una sartén normal y verterlo en una bandeja de hornear, con las medidas adecuadas (21 cm. aprox.), e ir montando la tarta en esta última.

Bon profit!

PIZZA BOLOÑESA

23 Jul

La historia de la pizza comienza probablemente con la historia del empleo del pan por parte de la humanidad. Se tiene constancia de que en la antigua Grecia (cuna de los panes planos) donde ya se servía el plakuntos decorado con hierbas, especias, ajo y cebolla, en la época de Darío I el Grande (521-486 a. C.) los soldados persas tomaban pan plano con queso fundido y dátiles por su parte superior, y Virgilio en la Eneida menciona un plato similar.

Muchos autores afirman que la pizza, tal y como se conoce en la actualidad, procede de la ciudad de Nápoles (Italia) y aparece como plato popular entre los napolitanos, en algún instante no definido del siglo XVII.

Los panes planos y las preparaciones fundamentadas en ellos, como la pizza, son típicos de las cocinas mediterráneas. De esta manera, se tiene la antigua “focaccia” (alimento muy popular entre los soldados romanos) que se remonta a los antiguos etruscos, la coca (que posee variantes dulces y saladas) de la cocina española, el pan pita griego y relacionado con la turca “Pide”, la africana injera. Panes similares existen fuera del área del mediterráneo entre ellas se encuentra el indio Indian “paratha” y el alemán “flammkuchen”. La existencia de estas variantes locales ha hecho que la denominación de la «pizza» haya quedado diluida en una infinidad de variantes regionales.

Fuente y saber más: Wikipedia.

INGREDIENTES:
-Para 2 pizzas:

270 gr. (Aprox.) de harina especial para pizza “Harimsa”
100 ml. de aceite
200 ml. de leche
200 gr. tomate frito o natural “Tomator” tamizado.
Salsa boloñesa
200 gr. Queso Mozzarella rallado “especial pizza”
Orégano

ELABORACIÓN:

Ponemos en un recipiente el aceite y la leche.

Empezamos a incorporar la harina y mezclamos con las manos.

Vamos añadiendo harina y amasando hasta conseguir una masa que no se nos pegue en las manos. Formamos una bola y la dividimos en dos partes. Una para cada pizza.

Cogemos una de las partes y la extendemos sobre un molde para pizzas (de 30 cm. de diámetro) sobre el que hemos puesto un papel de hornear.

Extendemos bien para que nos quede una masa fina. Una vez extendido, lo pinchamos por todo con un tenedor.

Introducimos en el horno precalentado a 180º, calor arriba y abajo, con el turbo. Lo hemos de hornear hasta que la masa coja algo de color, aproximadamente unos 10 minutos.

Transcurrido el tiempo la sacamos del horno, giramos la masa (es decir, la parte dorada ahora nos quedará abajo) y la cubrimos con una fina capa de tomate frito. Rociamos con un poco de orégano.

Sobre el tomate vamos colocando la salsa boloñesa que habremos preparado siguiendo las indicaciones que hemos visto en los spaghetti boloñesa.

Una vez colocada la salsa la cubrimos con el queso mozzarella, ponemos más o menos cantidad según el gusto de cada uno.

Introducimos en el horno de 5 a 10 minutos, hasta que el queso esté bien fundido.

Con la otra masa procedemos de la misma manera o, si nos apetece, le ponemos otros ingredientes sobre el tomate: jamón de york, anchoas, aceitunas, champiñones, atún, quesos, etc.

Una comida fácil de preparar y que da un suculento resultado.

Bon profit!

CAIPIRINHA

17 Jul

El origen de la caipiriña no está muy claro y hay diferentes versiones sobre la historia de este cóctel. Una de estas versiones pone el origen de la caipiriña en las batidas de cachaza y fruta, principalmente lima, que preparaban los esclavos brasileños. En otra versión la caipiriña tendría su origen en una preparación que utilizaba la población autóctona de la zona de São Paulo para combatir la gripe y consistía en cachaza, ajo, lima y miel.

La historia ha llevado a la caipirinha, o caipiriña, a ser la bebida más famosa de Brasil que ha traspasado sus fronteras y es también uno de los cócteles más populares del mundo. Desde el año 2003 el cóctel caipirinha cuenta con la denominación de bebida típica de Brasil, título otorgado por el gobierno brasileño.

El ingrediente principal de la caipiriña es la cachaza, en portugués cachaça, una bebida elaborada mediante fermentación del jugo de la caña de azúcar y posterior destilado. La historia de la cachaza no es muy conocida aunque hay algunas versiones que datan su invención antes de la introducción de la caña de azúcar en Brasil, lo cual es verdaderamente improbable. Las versiones más aceptadas sitúan la invención de la cachaça alrededor de 1550. La cachaza es una especie de aguardiente con una graduación alcohólica que normalmente varía entre los 38 y 51 grados. Se puede llamar también cachassa, cazaca, chacha, pinga y algunos nombres más según la región de Brasil en la que nos encontremos.

Fuente: http://www.bloogie.es/cocina/299-receta-de-caipirina-la-autentica#ixzz1y7pTLtaS

INGREDIENTES:
Para cada caipirinha:

50-60 ml. de Cachaza
1 Lima
1 cucharada de azúcar moreno
Hielo picado

ELABORACIÓN:

Introducimos la cucharada de azúcar moreno en el vaso mediano en el que presentaremos la caipirinha.

Cortamos la lima en pequeños trozos y los introducimos en el vaso.

Con el mazo de un mortero vamos chafando la lima sobre el azúcar, para que suelte todo su zumo.

Ahora incorporamos el hielo picado hasta cubrir las ¾ partes del vaso.

Añadimos la cachaza y removemos ligeramente con una cucharita.

Cortamos una rodaja de lima y la ponemos en el vaso a modo de adorno.

Ponemos una cañita y listo para consumir.

Bon profit!

BIZCOCHO MAMÁ MARÍA

7 Jul

INGREDIENTES:

4 huevos
200 gr. de aceite
300 gr. de leche
500 gr. de azúcar
450 gr. de harina de fuerza
1 sobre de levadura (16 gr.)
Ralladura piel de 1 limón

ELABORACIÓN:

Montamos las claras a punto de nieve y reservamos.

Batimos las yemas con el azúcar y la ralladura del limón, hasta que quede una masa muy cremosa.

Vamos añadiendo el aceite y después la leche.

Seguidamente vamos incorporando, poco a poco, la harina y la levadura, y mezclamos bien.

A continuación, incorporamos las claras a punto de nieve.

Una vez bien mezclado, rellenamos el molde (he utilizado un molde clásico hondo para pasteles Savarín) que previamente he untado con mantequilla.

Horno precalentado a 180º, turbo. Con el molde que he utilizado ha necesitado 50 minutos. Para asegurarnos se puede pinchar con una aguja, si sale limpia es que está cocida.

Este bizcocho lo he visto en www.recetasdemama.es y no he podido resistirme a la tentación de hacerlo. Quería comprobar si subía tanto como se afirmaba y…doy fe de que si.

Bon profit!

VARIADO DE VERDURAS Y CARNE REBOZADAS

30 Jun

INGREDIENTES:
(para 8 personas)

1 Pechuga de pollo fileteada
3 filetes de ternera, que partimos por la mitad
1 solomillo de cerdo a filetes
7 huevos duros
6 huevos para rebozar
1 coliflor
8 alcachofas
1 cebolla
200 gr. de champiñones
Un manojo de Acelgas (solo usaremos los troncos)
1 manojo de sofritos (grells)
12 croquetas de espinacas
4 o 5 trozos de calabaza.
1 kilo de galleta picada
1 ½ Litros de Aceite
Sal
Pimienta negra

ELABORACIÓN:

Se pone sal y pimienta negra a los trozos de carne, se pasan por huevo batido, después por la galleta picada y se reservan.

Hervimos (aprox. 10 minutos) en una olla grande o al vapor, como se desee, la coliflor, las alcachofas cortadas por mitades o cuartos, la calabaza y los troncos de las acelgas (pencas). Con todo esto, y con los champiñones, cebolla y sofritos, procedemos a pasarlos por el huevo batido y a rebozarlos con la galleta picada. Reservamos.

Hervimos los 6 huevos y rebozamos al igual que los ingredientes anteriores. También reservamos.

Elaboramos las croquetas de espinacas (ver receta anterior) y reservamos.

Ahora ponemos dos sartenes al fuego, con aceite abundante, y empezamos a freír.

En una sartén vamos friendo la carne y a medida que la sacamos la ponemos sobre un papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Después las colocamos en la bandeja en la que vayamos a servirla.

En la otra sartén vamos procediendo de igual manera con las verduras, croquetas y huevos. Después de desengrasarlas las colocamos en otra u otras bandejas.

Conviene aprovechar las verduras de temporada por ello, si se puede, es recomendable añadir a nuestro variado de verduras y carne tanto el calabacín como la berenjena.

Para esta opípara comida recomendamos otro de los excelentes vinos producidos en Mallorca. Se trata del “Macià Batle”, crianza 2008, de Bodegues Macià Batle de Santa Maria del Camí, www.maciabatle.com, elaborado con uva Mantonegro (autóctona de Mallorca), complementada con Merlot, Cabernet Sauvignon y Syrah, de viñedos de la denominación de origen Binissalem-Mallorca.

Bon profit!

GAZPACHO

28 Jun

El gazpacho primigenio (mezcla de pan desmigado, aceite de oliva y vinagre) estuvo alimentando a campesinos españoles del sur durante siglos. Esta evolución ha ido dejando a lo largo del tiempo variedades de gazpacho por toda la geografía española, siendo de todas ellas el más popular e internacionalizado el denominado gazpacho andaluz.

Los gazpachos han ido evolucionando tal y como puede verse en la literatura, hasta llegar al actual gazpacho. El gazpacho antiguo ha dado lugar a diferentes versiones de gazpachos calientes y fríos. Entre los fríos se tiene el ajoblanco y el salmorejo. Entre los calientes, más propios de La Mancha se les denomina gazpachos manchegos.

Se sabe que no fue hasta el siglo XIX cuando se le añadió el tomate y se correspondió a las variantes rojas que conocemos en la actualidad.

INGREDIENTES:
Para 4 o 5 personas

-7 tomates maduros
-2 cebollas
-2 pimientos verdes
-1 pepino
-Aceite
-Sal
-Agua
-Galleta picada
-Opcional: Ajo y Vinagre

ELABORACIÓN:

Pelamos los tomates y les quitamos las pepitas. Los troceamos y los ponemos en un recipiente.

Pelamos las cebollas, las cortamos en pequeños trozos y las introducimos en el recipiente, junto a los tomates.

Ahora lavamos bien los pimientos, les quitamos todas las semillas y los cortamos en pequeños trozos que introducimos en el recipiente.

Seguidamente, pelamos el pepino, lo cortamos a rodajas y lo colocamos junto a los demás ingredientes.

También añadimos la galleta picada (no mucha), el agua (1/2 vaso, o un poco más), un chorro de aceite y sal.

En este momento añadiríamos el diente de ajo y el vinagre si decidiéramos incorporarlos.

Finalmente, y con todos los ingredientes en el recipiente, procedemos a triturarlo todo con la picadora. No han de quedar trocitos, hemos de dejarlo con una textura como de crema líquida. Añadimos más agua, si fuera necesario.

Lo guardamos en la nevera hasta el momento de consumir.

Se sirve con una guarnición de tomate cortado en dados, pimiento cortado en cuadraditos y cebolla picada. Cada elemento en un platito aparte para que los comensales puedan servirse a su gusto.

Bon profit!