Tag Archives: Pascua

EMPANADAS

6 Abr

Habitualmente se ha querido ver en las empanadas un plato heredero de la tradición gastronómica de origen judío. No en vano empanadas semejantes a las judías de la fiesta de la Pesah (pasaje), se consumen en una fecha que origina la fiesta cristiana de la Pascua y le da nombre. Desde esta cocina seguramente se incorporaron al cristianismo primitivo y se integraron en él como algo propio. Es una de las posibles vías de incorporación a nuestra cocina.

La cocina romana no contaba entre sus preparaciones habituales con empanadas o platos de este mismo estilo. Pero si elaboraban un pan relleno de huevos duros que se consumía al iniciar la primavera para reflejar el comienzo del ciclo vital de la naturaleza. Un simple cambio en el relleno de estos panes llevado a cabo por los cristianos primitivos puede sugerirnos otro posible origen de nuestras empanadas.

En el primer tratado de cocina peninsular, un texto andalusí o hispano magrebí del s. XIII, ya hay preparaciones de este tipo. Ya hay empanadas elaboradas con cordero o cordero y guisantes. Estamos ante otra posible vía de procedencia.

Visto lo anterior, el camino seguido por esta preparación hasta llegar a nuestras mesas es un poco controvertido. De todos modos, no parece que haya dudas de que se trata de una preparación común a las diversas culturas del Mediterráneo.

Fuente: “La cocina y el tiempo”, de A. Contreras y T. Pinya.

INGREDIENTES:
(Salen 26 empanadas)

2 vasos de agua
1 vaso de aceite
200 gr. de manteca
Harina, la que coja (aprox. 1 Kilo)
1 brazo y una pierna de cordero
Sobrasada
Tocino ibérico
Guisantes (opcional)

ELABORACIÓN:

Cortamos la carne de cordero en pequeños trozos y salpimentamos. También cortamos la sobrasada y el tocino. Reservamos.

En un recipiente introducimos los dos vasos de agua, el vaso de aceite y la manteca (sin fundir). Empezamos a trabajar estos ingredientes, los mezclamos bien y luego, poco a poco, vamos incorporando la harina. Vamos amasando hasta conseguir que no se nos pegue en las manos.

Cuando tenemos la masa lista vamos haciendo pequeñas bolas. Las ponemos en una superficie plana y con los dedos les vamos dando forma de manera que podamos introducir el relleno.

Introducimos en cada una los trozos de carne y los trocitos de sobrasada y de tocino.

Ahora cogemos un trozo pequeño de masa, lo aplanamos con la mano y lo ponemos sobre la empanada a modo de tapa. Lo cerramos bien dándole pequeños pellizcos con los dedos, lo que le dará su peculiar forma.

Con los guisantes tenemos dos opciones: la primera es rellenar las empanadas con los guisantes salpimentados y los trozos de sobrasada y tocino, y la segunda es añadir también algunos trozos de carne. Cada uno que lo haga como más le apetezca.

A medida que las hacemos las vamos colocando en una bandeja sobre la que hemos colocado papel de hornear.

Horno precalentado a 180º, aproximadamente unos 30 minutos.

Un vino muy aconsejable para acompañar estas excelentes empanadas es el tinto “Ses Nines” 2010, elaborado por Celler Tianna Negre con uva de las variedades Manto negro, Cabernet Sauvignon, Callet y Sirah, de la denominación de origen Binissalem-Mallorca.

Bon profit!

Anuncios

CRESPELLS SIN AZÚCAR

2 Abr

INGREDIENTES:

450/500 gr. de Harina de espelta (o normal)
125 gr. de manteca de cerdo
150 gr. de Maltitol (sustituto de la sacarosa, de venta en Cocinaria)
50 ml. de aceite
50 ml. de zumo de naranja
3 yemas de huevo
Ralladura de limón (opcional)

ELABORACIÓN:

Se mezcla el aceite, el zumo de naranja, las yemas de huevo y la manteca. Lo vamos trabajando con las manos, y cuando la manteca ya está bien disuelta con el resto de ingredientes añadimos el maltitol. Mezclamos bien.

Ahora vamos añadiendo, poco a poco, la harina y vamos amasando.

Cuando la masa ya no se nos pegue en las manos es que está lista. Vamos formando bolas y las seguimos amasando un rato. Después ya podemos continuar con la elaboración.

Esparcimos un poco de harina en una superficie plana y cogemos una de las bolas que hemos trabajado, la ponemos sobre la harina que hemos esparcido y le vamos pasando el rodillo enharinado por encima hasta que tenga el grosor que nos interesa (unos 6 mm.).

Seguidamente vamos haciendo las formas con los moldes y las vamos colocando en una bandeja de horno.

Repetimos la operación hasta acabar con toda la masa.

Horneamos. Horno precalentado, a 160/165º durante aproximadamente 15 minutos.

El maltitol se usa como sustituto de la sacarosa. No es fácil de encontrar pero en Palma lo venden en Cocinaria al lado de “El Corte Inglés” de las Avenidas.

Si os interesa la receta tradicional la encontrareis aquí.

Bon profit!

CRESPELLS

28 Mar

Pasta dulce tradicional en Mallorca en las fiestas de Pascua. Se atribuye a los crespells una procedencia derivada de la cocina judía y el horneado sin esperar el leudado y la no utilización de ningún tipo de levadura, propios de dicha cocina, podría avalar esta creencia. Pero su manifiesta divulgación en los textos culinarios de las principales cocinas europeas hace difícil aceptar para nuestros equivalentes actuales un origen preferente desde la cocina judía.

Aparecen, bajo distintas acepciones, en textos culinarios de procedencia catalana, anglosajona (cryspes y crispels), francesa (crespes) e italiana (crespelli), e incluso podrían derivarse de un antiguo pastel griego, cuya denominación de “Krepis” (suela de zapato), evocaba su forma fina y plana.

Para saber más véase el interesante artículo  “La cocina judía en Mallorca”,  de Antoni Contreras Mas.

 

INGREDIENTES:

1 Kilo de harina
300 gr. de azúcar
250 gr. de manteca de cerdo
100 ml. de aceite
100 ml. de zumo de naranja
6 yemas de huevo
Ralladura piel de 1 limón (Opcional)

 

ELABORACIÓN:

Mezclamos en un recipiente grande, para poder trabajar la masa cómodamente, el azúcar con las yemas hasta que queda una masa cremosa.

Incorporamos la manteca, que hemos dejado la noche antes fuera de la nevera para que esté más floja, y la mezclamos bien con la masa anterior.

Ahora añadimos el zumo de naranja y seguimos mezclando con las manos.

Cuando el zumo está bien integrado incorporamos el aceite y mezclamos hasta que quede una masa cremosa.

Si quisiéramos poner la ralladura de limón ahora sería el momento, pero yo prefiero no poner.

Empezamos a incorporar la harina, sin prisas, y vamos amasando hasta conseguir que nos quede una bola homogénea, que no se nos pegue en las manos.

Para facilitar el trabajo dividimos la masa en 5 o 6 trozos, amasamos un poco más cada uno de ellos y, una vez bien trabajados, ya están listos para  el siguiente paso.

Enharinamos una superficie plana, ponemos uno de los trozos (o medio) y lo vamos aplanando utilizando un rodillo, también enharinado.

Yo utilizo un rodillo con el que se puede graduar el grosor de los crespells y lo tengo preparado para hacerlos de 6 milímetros. Al utilizar este tipo de rodillos conseguimos que el grosor sea el mismo para todos y, por ello, la cocción uniforme.

Una vez hemos trabajado con el rodillo, que mantendremos siempre enharinado, y tenemos la masa aplanada, empezamos a dar forma a los crespells cortándolos con los moldes  y colocándolos en una bandeja de hornear.

Horno precalentado a 165º, entre 14 y 16 minutos, pues el tiempo exacto dependerá del horno y del tamaño de los moldes que utilicemos. Conviene estar atentos y cuando veamos que están dorados los retiramos.

Si tienes problemas con el azúcar o, simplemente, quieres mantener tu línea, aquí tienes una receta de unos buenísimos crespells sin azúcar

Bon profit!